La atracción más fuerte

[one_half]Barato, barato, muy barato. Por cuatro euros, emoción garantizada durante hora y cuarto, lo que se tardó en salir del aparcamiento oficial del recinto ferial, el catalogado como A , que cuesta cuatro euretes y que es capaz de tensionar y poner los nervios de punta, más que cualquier otra atracción de las que se encuentran en el Ferial. ¿Para qué más? El caso es que el aparcamiento en cuestión es toda una ratonera en la que, además, y no se sabe muy bien por qué, hay vehículos mal aparcados, seguramente porque se les permite ocupar un espacio que no está marcado como zona para dejar el coche, pero si ha pagado… y, además, porque se ha habilitado solo una salida en la que[/one_half][one_half_last]confluyen todos los carriles posibles para tener que coger un par de ellos. No hay quien dirija la circulación dentro del recinto. Cada conductor es dueño y señor. ¿Facilitar la salida? Ni por asomo.

El caso es que estamos igual que el año pasado. Que se ha cambiado de concesionario, pero todo sigue mal. ¿De verdad es tan difícil? Quizás bastaría, digo yo, con anular en ese gran aparcamiento dos centenares de plazas, evitar que se aparque en zonas no permitidas y habilitar al menos una salida más. Pero no, renunciar a 200 plazas es dejar de ingresar 800 euros diarios casi 6.000 durante la Feria y no, mejor que haya nervios, enfados y nos lo gastemos en botica.

[/one_half_last]

 

Valora esta página

Dejar un comentario