La OCAL sube la temperatura con sus clásicos sensuales

[one_half]

La OCAL tiene un ‘pedidrí’ ganado con grandiosos conciertos en el Puerto, frente al Cable Inglés y en los últimos años en el Palacio de los Juegos Mediterráneos. De ahí la respuesta tan positiva del público a sus propuestas feriales, bajo la organización del Área de Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Almería. Todas las sillas cubiertas, gente de todas las edades, dispuestas a disfrutar de la buena música. Como afirma Michael Thomas, “disponemos de un público muy fiel, que acude a los conciertos programados a lo largo del año, y que en Feria aumenta considerablemente con personas que asisten por primera vez”.

Foto-OCAL-9“Sabemos que estos días está haciendo mucho calor en la calle, pero queremos subir aún más la temperatura con la pasión que hemos puesto a nuestro programa para la Feria de Almería”. Con estas palabras presentó el director de la Orquesta Ciudad de Almería, Michael Thomas, el tradicional concierto por las fiestas en honor de la Virgen del Mar que ofreció anoche esta formación para todos los almerienses y turistas. Con el sugerente título de ‘Clásicos Sensuales’, interpretaron de manera magistral piezas muy reconocibles como ‘Rapsodia in blue’, de Gershwin; ‘Carmen’ de Bizet; ‘Sherezade’ de Rimsky-Korsakov, y ‘Can-Can’, de Offenbach.

Foto-OCAL-6Y dadas las fechas en las que nos encontramos, le aportaron espectáculo, con bailarinas, solistas, proyecciones de imágenes antiguas y hasta la presencia de las chicas del Can-Can. Tres horas para disfrutar de la música clásica, en un oasis en mitad de la confluencia de sonidos que es el Recinto Ferial.

Comenzaron con una de las obras más sensuales de la historia de la música como es ‘Carmen’ de Bizet, en concreto la suit número 1, y continuaron apostando fuerte con el segundo movimiento de ‘Sherezade’ de Rimsky-Korsakov. Por entonces, el público ya estaba entregado.

[/one_half][one_half_last]

Magnífico concierto de la Orquesta Ciudad de Almería, al que sumó danza, proyecciones antiguas, el piano de Daúd Salim y hasta las chicas del Can-Can

Si estamos ante un concierto denominado ‘Clásicos sensuales’, no podía faltar el ‘Bolero’ de Ravel acompañado al compás con el sugerente baile de dos bailarinas, vestidas de blanco que hicieron las delicias del público conforme iba aumentando el ritmo de la orquesta, que para este concierto ha sumado instrumentos poco habituales como el saxofón y el arpa. Muy atractivas las danzas, a lo largo de la noche, de las bailarinas Keka Manzano, Cristina Samaniego, y Cristina Morales. Otro de los momentos más emotivos ha sido el dulce canto de la soprano Mayte Ordaz y la mezzosoprano Gloria Oya en el ‘Dúo de las flores’, de Delibes, acompañadas por la OCAL.

 El piano de Daúd Salim

Como artista invitado acudió Daúd Salim, un magnífico pianista que compagina su formación clásica con la herencia jazzística de su padre, el genial saxofonista norteamericano Abdu Salim. Divertida la presentación realizada por Michael Thomas: Un piano sin músico delante de la OCAL y la necesidad de informar que “el joven Daúd ha estado hoy en la Feria del Mediodía, le ha gustado mucho y se ha quedado allí”. Mientras sonaban las primera estrofas de ‘Rapsodia in blue’, de Gershwin, aparece por un lateral el pianista con una guapa acompañante, que seguiría en el escenario para danzar. Genial puesta en escena, con el piano, la bailarina, una mesa de club con el cóctel de moda y las imágenes de los rascacielos de Nueva York para recrear la atmósfera de esta composición. Daúd Salim mostró su sensibilidad con el piano. Fue muy aplaudido.

Continuó la noche con más ‘clásicos sensuales’ y concluyó, con el acompañamiento del público con las palmas al ritmo del ‘Can-Can’ de Offenbach y cuatro violinistas y cuatro chicas de Cabaret bailando con el divertido movimiento de las piernas de esta composición. Por cierto, para el Can-Can actuaron las bailarinas de ‘Ad Libitum’.

Foto-OCAL-4La Orquesta Ciudad de Almería ha ofrecido una espléndida velada de música clásica, con todos los ingredientes para hacer disfrutar a niños y mayores, donde ha demostrado la calidad grupal y solista de sus instrumentistas y, como siempre, la maestría en la dirección del genial Michael Thomas.

[/one_half_last]

Valora esta página

Dejar un comentario